El Partido Cuba Independiente y Democrática y el caso de Yoani Sánchez

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Alejandro Cabrera Cruz Periodista Independiente

A una ciudadana cubana a quien se le otorgó el más prestigioso reconocimiento periodístico del mundo, se le negó en octubre pasado la salida del país. Yoani Sánchez viajaría a New York para recibir el premio María Moors Cabot, de la Universidad de Columbia. No le dieron ninguna justificación tras impedirle el derecho a compartir ese honor con los periodistas Anthony DePalma del New York Times, Christopher Hawley de USA Today y el brasileño Merval Pereira. Parece que lo que en el mundo se reconoce como talento, en Cuba es motivo de castigo. Aun peor, negarle a un ciudadano a viajar adonde quiera, es admitir que en Cuba los cubanos son propiedad del estado.

Se pone en duda el nivel educativo y la cultura de nuestro país cuando a Yoani Sánchez se le penaliza de tal forma por sus ideas. Muchos males pueden pasar a una nación que castiga la individualidad. Los siglos han demostrado que quienes retaron la manera de pensar establecida, fueron los que hicieron avanzar el progreso intelectual y científico de la humanidad.

Si las autoridades no están de acuerdo con los planteamientos de Yoani Sánchez, pueden retarla con civilidad en el campo de las ideas. Tienen que darle la oportunidad para que las exponga libremente, sin temor y sin coacción. Que tenga en los medios de comunicación del país los mismos derechos de quien la adverse. De lo contrario, queda en evidencia el temor de quien usa la superioridad de la fuerza y amordaza a Yoani para no tener que enfrentarla públicamente en el cuadrilátero de la razón.

Pero en su caso no han bastado los impedimentos de salida ni el silenciar sus ideas en los medios de comunicación; ahora se ha pasado a la agresión física. Le dieron puñetazos a esta compatriota, para obligarla con golpes y empujones a entrar en un automóvil a la fuerza y así evitar que fuera adonde ella quería en su propia ciudad. Estamos ante hechos que nadie, hombre o mujer, marxista o demócrata pueden dejar de denunciar.

Por las anteriores razones y en nombre del Partido Cuba Independiente y Democrática, sus miembros y simpatizantes en Cuba, quiero hacer pública nuestra vergüenza como cubanos y nuestro absoluto rechazo a este hecho cobarde y condenable..

Roberto Marrero La Rosa

Presidente Partido Pro Cuba Independiente y Democrática

Camagüey, Cuba Noviembre 16 de 2009

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
 

Labels