EN DEBATE PÚBLICO EL PROYECTO DE LINEAMIENTO DE LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA Y SOCIAL CUBANA.

lunes, 28 de febrero de 2011

EN DEBATE PÚBLICO EL PROYECTO DE LINEAMIENTO DE LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA Y SOCIAL CUBANA.

Por: Reinaldo Villafaña Villavicencio


Camagueypress. 21 FEB 2011. Desde el primero de noviembre del año 2010, se vende en los estanquillos de revistas y periódicos, el proyecto de lineamientos sobre la nueva política económica y social del gobierno cubano. Este será el documento base del próximo congreso del Partido Comunista de Cuba, el que está siendo sometido al escrutinio de los trabajadores, quienes son los más afectados por esta novedosa estrategia para intentar salvar de la quiebra absoluta, a las ineficientes empresas gubernamentales.


Las comisiones creadas por las entidades estatales y su aliado incondicional los “sindicatos”, están realizando todo un gran esfuerzo para desinflar las plantillas de los centros laborales, en busca desesperada de lograr en breve plazo una racionalidad económica organizativa no lograda en más de cinco décadas de trabajo. Esta acción gubernamental dejara inicialmente decenas de miles de obreros desempleados, fundamentalmente trabajadores directos a la producción de bienes y servicios, así como a profesionales de diferentes ramas.


Existe descontento popular sobre el trabajo de las administraciones y sindicatos que están reduciendo las plantillas infladas, aplicando el principio de la idoneidad demostrada, para la que no importa el tiempo laboral y donde los jóvenes tendrán la peor parte, al no poder demostrar su idoneidad.


Según declaraciones del gobierno, nadie quedara desamparado, pero las opciones ofrecidas a lo sobrante, por lo general no satisface el perfil ocupacional de los mismos, razón por la cual quedaran sin empleo muchos, como ya esta ocurriendo.


Se cuestiona si el gobierno esta preparado para este proceso precipitado, porque todas las empresas del estado tienen platillas infladas, entonces donde se podrá ubicar a esa gran masa de obreros excedente, para la que no existe una infraestructura económica preparada. La solución pudiera ser el trabajo por cuenta propia, pero la gran mayoría de los cubanos no cuenta con capital, ni siquiera con pequeñas cuentas bancarias. Ahora, esta forma de propiedad no estatal pudiera cobrar fuerzas si los gobernantes permitieran que sus ciudadanos recibieran financiamiento externo.


En un inicio de este proceso de otorgar patentes acudieron muchos a solicitar este documento, generalmente para aquellos trabajos de menor inversión, ahora también son muchos los que están entregando el permiso debido a los altos impuestos abusivos.


Una gran parte de población considera necesario cambiar la situación económica de los cubanos de ser simples productores de bienes y servicios, para convertirse en ciudadanos con derecho a ser propietarios de pequeñas, medianas y grandes empresas, y no ser víctimas de la discriminación del estado que sólo reconoce a sí mismo como el único con derecho a poseer propiedades. Cincuenta y tres años imperando la propiedad estatal sobre los medios de producción, donde han demostrado lo distante que estamos del desarrollo económico. Si se concede a los cubanos el derecho denegado a ser propietarios sería una forma de demostrar interés de que exista Justicia social para este pueblo empobrecido.


La rentabilidad de las empresas estatales es conocido por todos, pensamos que sea algo bien conocido por el gobierno y los economistas, se sabe que una buena parte de las empresas estatales realizan inversiones a perdidas, que existe el desvío de recursos, el hurto y el enriquecimiento ilícito de funcionarios. El carado perfeccionamiento empresarial es una burbuja económica, ya que su supuesta rentabilidad lograda se debe a la inflación galopante que genera, el vender sus producciones en las tiendas recaudadoras de divisas, mercado sujeto a precios inflacionarios. Este mercado capitalista en frontera de las empresas estatales ofrece a la ciudadanía vituallas y mercancías en general a precios elevadísimos, no en correspondencia con los bajos salarios percibidos durante largas décadas, los cubanos perciben menos de un dólar diario.


Mientras el gobierno se empeña en despedir a los que trabajan y producen, los trabajadores apenas oídos plantean que lo que hay que cambiar son las estructuras administrativas y los sindicatos estatales, los que son máximos responsables del incremento de los gastos en las empresas. La causa principal de la ineficiencia generalizada se debe a la burocracia establecida, con el objetivo de evitar los delitos económicos, que son el verdadero lastre de la economía cubana, porque la corrupción administrativa va en crecimiento.


Tras largas décadas de pobreza generalizada, gran parte de los obreros y los profesionales van la necesidad de un cambio económico favorable, muchos esperan que se realice una verdadera apertura económica que conduzca a legitimar el derecho de los cubanos a ser propietarios, y que además la gestión no estatal tenga reconocimiento legal, permitiéndose la concentración de las propiedades, como es común en el mundo que nos rodea del que estamos bloqueados.


En este reordenamiento de la economía cubana ya realizado incontables veces, hace falta que se tenga en cuenta lo primordial, y ellos es otorgar el derecho denegado a los cabanos de poseer propiedades privadas, que no se haga lo mismo de siempre, otorgar patentes a merolicos y algunos oficios. El desarrollo económico de Cuba será posible si abandonamos el gobierno totalitario declarado irrevocable constitucionalmente, los créditos, las inversiones y el financiamiento externo esperen por el reconocimiento de las empresas privadas.


No es necesario ser un experto ni siquiera un perito en economía para darse cuenta que la rémora del progreso en Cuba es la ideología comunista gobernante, que esclaviza a toda la sociedad cubana desconociendo sus derechos humanos. No es el partido comunista la única opción de soberanía, si nada es la dictadura extranjera peor es la dictadura nacional, los cubanos tenemos que reconocer imperiosos cambios económicos, pero además los inevitables cambios políticos, todos debemos contribuir a que cesen las emigraciones y los destierros.


Este pueblo humilde esperará por la valentía de sus profesionales, para que exijan en el congreso del partido comunista los derechos y libertades de su pueblo, que el cambio hacia un país democrático sea la exigencia de todo patriota con decoro, un cambio econo0mico, político y social en Cuba es posible. Medio siglo de prohibiciones, de un igualitarismo en la pobreza, de la economía de la escasez, de inflación galopante, de crisis económica y social del fracasado sistema de planificación socialista son suficientes para el pueblo cubano.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
 
 

Labels