LA FERIA DEL LIBRO EN CAMAGUEY DEMUESTRA LOS RECURSOS QUE ESGRIME UN SISTEMA CERRADO QUE CENSURA.

lunes, 7 de marzo de 2011

LA FERIA DEL LIBRO EN CAMAGUEY DEMUESTRA LOS RECURSOS QUE ESGRIME UN SISTEMA CERRADO QUE CENSURA.
Por: Alejandro Cabrera Cruz               
Periodista Independiente

Camagueypess. 25 FEB 2011. En estas últimas décadas de penuria y de
periodo especial en Cuba, se ha puesto de moda realizar las ferias
anuales del libro, la de este año 2011 comenzó el 20 de febrero y se
extenderá hasta el 10 de marzo, en un recorrido que abarcara desde la
capital, hasta todas las demás provincias del territorio nacional.
La crisis económica aguda por la que atraviesa la isla provoca una
perenne escasez de literatura en las librerías, esta es la razón por
la cual este evento cultural beneficia a los ávidos lectores isleños,
especialmente a los niños y jóvenes, quienes acuden en gran número a
esta oportunidad única durante el año.



Este suceso ferial pudiera valorarse de positivo, sino fuera porque el
gobierno establece como regla, la censura política rigurosa sobre los
títulos de venta, además a esta fiesta popular asisten de forma
selectiva escritores simpatizantes con la ideología comunista, los
otros autores son censurados dejando una sed permanente de literatura
a este humilde pueblo, bloqueado del mundo exterior por gobernantes
cincuentenarios.

Como parte de la política prohibitiva existen autores foráneos
prohibidos, como es el caso del reciente premio Nobel de Literatura,
estimado señor Vargas Llosa, quien ocupa un lugar especial en el
corazón del pueblo cubano. Este escritor relevante al que la mayoría
de los ciudadanos respetan y admiran es censurado por los gobernantes
totalitarios, responsables conscientes de los destierros de personas y
literatura, porque evidentemente no permiten el derecho de disentir.
Todas las manifestaciones del arte en Cuba son víctimas de una férrea
censura gubernamental, existe un riguroso control policial sobre los
artistas, los que están obligados a ser servilitas del partido
comunista declarado irrevocable constitucionalmente. Se impone el yugo
a la libertad de expresión y de creación, lo que provoca el éxodo
masivo de los artistas cubanos, que viven como apátridas en el exilio
y dispersos por el mundo.

La opinión pública nacional e internacional tiene que concordar en lo
favorable que es la cultura en libertad, así como el gran impacto
social que realiza la obra literaria en el desarrollo espiritual del
ser humano. Es una falacia mayor que pueda existir una cultura útil
sin la necesaria libertad de expresión y creación, además es
discriminatorio negar el acceso a los libros al país haciendo con
dignidad distingos de la escritura.

El arte no puede ser utilizado como un arma de una ideología, es
vergonzante para un creador caer de rodillas ante el poder
absolutista, despojados del derecho de realizar juicios propios, los
textos literarios no pueden ser catalogados desafectos de los partidos
políticos, todos tienen que reconocer el derecho a la libertad de
pensamiento, la libre expresión de las ideas y la soberanía del
individuo en las sociedades humanas.

La obra artista tiene que ser autonómica, para que los artificios no
se conviertan en acólitos de los que gobiernan, la creación tiene que
tener un fin beneficio social, nunca convertirse en un instrumento
dócil de las elites, las que buscan cosechar la mayor utilidad a los
que renuncian a su dignidad por bienestar, a los ceden su autonomía
para convertirse en corifeo del gobierno y se convierten en cómplices
de la felonía a su pueblo.

Si bien es cierto que la venta de libros a un pueblo sediento del
saber como el nuestro es una acción conveniente, también nos vemos
obligados a mirar sus interioridades y señalar las deficiencias.
En primer lugar, la población se queja de los altos precios de los
libros, la falta de variedad de titulo, la permanente escasez de
volúmenes como diccionarios y textos culinarios, falta de
profesionalidad de los libreros, ausencia de autores modernos y la
permanente censura literaria.

Una parte de la población cubana lamenta que los obras literarias de
autores cubanos desterrados, siga siendo prohibida en el territorio
nacional, decisión esta unilateral de los que gobiernan sembrando el
odio y la exclusión. Existen en Cuba Bibliotecas Independientes, que
están tratando de romper el férreo bloqueo a la obra literaria
censurada, estos valientes bibliotecarios son víctimas del asedio
constante de la policía política, encarcelándolos. Que confisca y
decomisa todo tipo de literatura opositora, especialmente la cada por
los intelectuales cubanos condenados a un exilio perpetuo.

Las editoriales cubanas tienen una marcada tendencia a publicar
literatura política, cuentan con más espacios escritores extranjeros
de corte de extrema izquierda que los nacionales. Existe en el área
latinoamericana el propósito de realizar una integración del arte al
“alba”, buscando agrupar a creadores comprometidos con la idea
socialista retrógrada, de la que el gobierno cubano es su principal
abanderado, razón por la cual las letras en este continente sufrirán
la censura de la que es objeto la república de Cuba.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
 
 

Labels